Un pequeño y tranquilo matrimonio

Supongo que nadie en su sano juicio quiere tener uno de esos matrimonios  en los que uno termina la frase del otro, asienten en respuesta a los mismos comentarios, hablan de sí mismos como si fueran un equipo –uno muy competitivo, por cierto–, se jactan de la asombrosa frecuencia de sus encuentros sexuales y después contestan al unísono cuando les ofrecen un café: “gracias, pero estamos intentando evitar todo tipo de estimulantes”. Tampoco el otro extremo, en que él la acusa a ella de ser compradora compulsiva y ella a él de pasarse horas mirando repeticiones de los mismos goles o de ser incapaz de acordarse de una fecha. O aquellos a quienes les parece necesario comentar el precio de sus recientes adquisiciones, viajes o cuánto pagan de cuota de colegio; o que discuten en público desde problemas domésticos hasta la hipocondría, las obsesiones y la incapacidad de estacionar el auto del otro. Sin embargo, todos conocemos a uno de estos matrimonios que, o llegaron a encajar en este perfil por casualidad o circunstancias de la vida, o simplemente porque es la fórmula que funciona para ellos.

Creer que un matrimonio puede ser perfecto es bastante iluso (lo soy, pero no tanto), y como lo perfecto es enemigo de lo bueno, me quedo con lo bueno. En el título de una película con la que me topé el otro día encontré la definición perfecta al tipo de matrimonio que para mí -como novata en el tema, puedo equivocarme y seguramente habra muchos en desacuerdo- encierra la formula del éxito: A Quiet Little Marriage. Un pequeño y tranquilo matrimonio que no necesite hacer públicos sus éxitos para disfrutarlos o ventilar sus fracasos para exorcizarlos. Que no se paren un escalón más arriba porque han conseguido algo que no tiene por qué significar que la cacería ha llegado a su fin o que han encontrado el amor: un estado civil que ahora los registra en la categoría de los “casados”.

Esta película, A Quiet Little Marriage, no era lo que yo esperaba –ya les había contado que soy bastante ilusa y eso se aplica en todos los órdenes de la vida–, pero a veces alcanza un buen título para ponerlo a uno a pensar. ¿Qué pensé? Pensé que eso era todo lo que yo esperaba de un matrimonio, por conformista que suene. Un pequeño y tranquilo matrimonio en el que uno sea capaz de ver en el otro una sumatoria de cualidades irresistibles/enternecedoras/admirables, que lo hacen una persona… única/irremplazable/sin parangón (me encanta esta expresión y quería usarla).

Esto, a su vez, me hizo acordar a una lista que hace John Cusack (como Rob) en la película Alta fidelidad ( mientras está separado de Laura y cae en la cuenta de todos los aspectos que echa de menos de ella. Estas son las 5 cosas que Rob más extraña de Laura:

 

1. Sentido del humor. Muy seco, pero aun así puede ser cálido e indulgente. Y tiene una de las mejores risas de la historia, se ríe con todo su cuerpo.

2. Tiene carácter. (…) Es leal y honesta, y no se desquita con la gente cuando tiene un mal día. Eso es carácter.

3.  Extraño su olor, y la forma en que sabe. Es un misterio de la química humana y no lo entiendo, pero alguna gente simplemente se siente como estar en casa.

4. De verdad me encanta cómo camina. Es como si no le importara cómo se ve o lo que proyecta y no es que no le importe, es solo que no es estudiado, supongo, y eso le da gracia.

Y 5. Hace una cosa en la cama, cuando no puede dormir. Es una especie de gemido y luego frota sus pies entre ellos una cantidad igual de veces… eso me mata. Créanme, podría hacer un top 5 de cosas suyas que me sacan de quicio, pero son cosas comunes y corrientes, y son justamente las cosas que me pusieron en esta situación.

 

Claro que esas cualidades se vuelven normales, se convierten en rutina y hasta es probable que con el tiempo empiecen a pasar desapercibidas, pero creo que son, al mismo tiempo, los pequeños actos de magia cotidianos que nos recuerdan por qué estamos ahí, al lado de esa persona. En lo personal, voy a intentar no darlos nunca por sentado. Este es mi top 5:

 

1.Que sólo se ría cuando algo le hace gracia de verdad, nunca por compromiso. Y Que se ría conmigo.

2.La manera distraída en que se acomoda el pelo y el pozo que tiene en el mentón.

3.Cómo es de desapegado con las cosas materiales. Me costó darme cuenta que, en parte, su tendencia a ser desordenado tiene que ver con eso.

4.Sus manos. Siempre están calientes y no le importa enfriárselas para calentar las mías.

5.Que siempre está buscando soluciones, desde cómo arreglar una canilla hasta un problema ajeno, y que se comprometa con el problema hasta encontrarle una salida.

 

En mi idea de un pequeño y tranquilo matrimonio hay discusiones, desencuentros, desgaste y épocas difíciles, pero todas estas pequeñas cosas que mencionaba Rob pueden más, porque hacen que esa otra persona sea un lugar familiar al que volver.

Al final de la película, Rob y Laura se reconcilian:

 

Laura: Estoy demasiado cansada para no estar contigo.

Rob: ¿Eso quiere decir que, si tuvieras un poco más de energía seguiríamos separados, pero siendo como son las cosas, contigo estando agotada y todo, quieres que volvamos? Es eso?

Laura: Sí.

 

Tal vez suene poco romántico, pero a su manera, lo es. Al menos para mí. ¿He oído por ahí “rutinario”? ¿“Poco aventurero”? Nadie dijo que un pequeño y tranquilo matrimonio fuera a prueba de adictos a la adrenalina.

 

 

 

Anuncios

7 comentarios en “Un pequeño y tranquilo matrimonio

  1. Anónimo dijo:

    Imágen: los dos viejitos, leyendo cada uno un libro mientras comparten un te, en una tarde de otoño con lluvia afuera, esperando a los nietos que están por llegar a merendar.
    Eso :-)

    Me gusta

  2. andy dijo:

    El amor es la cosa mas rara que existe, yo todavía no le pude encontrar explicación.Y la busco muchas veces, pero no la encuentro. No se como fue que pasó, creo que fue un accidente, no hui a tiempo. El resumen es que preferí el amor a la libertad, pero lo preferí sin saber que lo prefería.
    Me encantó lo que escribiste es lindo, pero además es muuuy verdadero.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s