img_6444-1

Cholatitos en el aire

Hoy dice cupuñanos. Hasta hace poco decía que los cupla laliz, cuando cantaba. Dice que cumple tres y habla de una torta con merengue. Todavía dice cholatito, y en sueños, sueña que se le escapan. ¡Se me escapó! ¿Que se te escapo?, le pregunto. Y él, dormido me responde: el cholatito. Y yo pienso si de ese tipo serán sus pesadillas siempre, y pido para que así sea. Para que su peor pesadilla sea siempre que se le haya escapado un cholatito. Cuando empezó a hablar, a armar frases, a tener deseos verbalizados, a pedir, a reclamar, a gustar de algo y no de esto otro, fue como abrir una puertita. Como la de John Malkovich. La otra mitad de mi niño, empecé a conocerla entonces. Una persona distinta a mi, a su padre, al resto del mundo. El viaje recién empieza y yo me ajusto el cinturón de seguridad. Pienso en un casco, van a ser muchos los golpes, los suyos y, tal vez más, los míos. Me convenzo de que casco no, quiero la experiencia total. Quiero las flores y el limón. Quiero las marcas. Quiero recordarlo todo, atesorarlo todo. Quiero estar siempre y al mismo tiempo entender, por él, cuando sea mejor no estar. Quiero hacerlo bien. La velocidad me enfría la cara; me obliga a cambiar, a hacer ajustes. Hoy no es igual que ayer. Yo no soy igual que hace unas horas, él no era igual hace unos minutos. Aceptar los cambios, abrazarlos. Esa es la aventura, mi mayor terror. Me desabrocho el cinturón y me preparo para aprender a soltar.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s